Cómo planificar el entrenamiento en un nadador

Cada entrenador utiliza diferentes formas de planificar la temporada para sacar el máximo rendimiento del nadador. Conocerlas, analizar los beneficios y desventajas de cada una de ellas y especialmente saber adecuarlas al deportista es muy importante para lograr el máximo rendimiento. Y tú...¿Cómo planificas el entrenamiento de tus deportistas?


Una perfecta estructuración del entrenamiento,  no sólo garantiza la obtención de buenos resultado, sino que además asegura una mayor vida deportiva del nadador 

Los técnicos de natación deben gozar de una gran formación para poder planificar de forma correcta la carga de entrenamiento de cada uno de sus nadadores. La forma más comúnmente utilizada de preparación de los deportistas, es la organización del entrenamiento a través de períodos y etapas. Esta forma de estructurar el entrenamiento deportivo, tiene como a su idealizador, al ruso Matveiev, L, siendo creada en la década de los 60, perdurando hasta nuestros días.

Basados en los ciclos de la supercompensación, creados por el austríaco Hans Seyle, y modificado por el gran bioquímico deportivo, el ruso Yakolev, Matveiev ideó la periodización del entrenamiento, apoyado en evaluaciones estadísticas del comportamiento en atletas de diversas modalidades deportivas de la ex Unión Soviética, en las décadas de los años 50 y 60.

Esta periodización fundamentaba la premisa de que el atleta tiene que construir, mantener y después perder relativamente la forma deportiva a lo largo de los grandes ciclos anuales de entrenamiento (Matveiev, 1961, 1977, 1981, 1986).

 

De esta forma, la periodización del entrenamiento deportivo puede ser entendida como una división organizada del entrenamiento anual o semestral de los atletas, en la búsqueda de prepararlos para alcanzar ciertos objetivos establecidos previamente.

También es importante obtener un gran resultado competitivo en determinado punto culminante de la temporada deportiva, o sea, obtener la forma deportiva a través de la dinámica de las cargas de entrenamiento ajustadas a su punto máximo en ese momento (Dick , 1988, Mc Farlane, 1986).

Estas tres fases, de adquisición, mantenimiento y  pérdida temporal de la forma deportiva se transforman en un ámbito más general, en los tres grandes períodos del entrenamiento deportivo, a saber: período preparatorio, competitivo y transitorio (Ozolín, 1989). Es decir:

-          El período preparatorio es relativo a la adquisición de la forma deportiva.

 -         El período competitivo es relativo al mantenimiento de la forma deportiva y

 -         El período de tránsito es responsable por la pérdida temporal de la forma deportiva.

Algunas críticas a la periodización de Matveiev.

Varias críticas han surgido sobre la periodización de Matveiev y sus seguidores. Weineck, 1989. Afirma que la preparación general tiene sentido apenas para elevar el estado general de preparación del atleta que de por si ya está elevado por los años de entrenamiento realizados. Por esta razón, según el autor no se desencadenan en los atletas los procesos adaptativos para una nueva capacidad de resultados aumentado.

Para Gambetta, 1990, el modelo de Matveiev es válido solamente para las primeras fases del entrenamiento, considerándose que al aumentar el nivel de rendimiento de los atletas, se debe aumentar también el porcentaje de utilización de los medios de preparación específica.

Bompa (1983), argumenta que no existe, con los calendarios competitivos actuales, tiempo disponible para la utilización de medios de preparación general que no corresponden a las especificidades concretas del deporte en cuestión. Este planteamiento coincide con lo señalado al respecto al inicio de nuestra ponencia.

Diversas metodologías de entrenamiento, cada entrenador debe aplicar la que mejor funcione en el nadador

Tschiene (1990), que es uno de los autores que más ha discutido la periodización del entrenamiento deportivo, realza la importancia de una preparación individualizada y específica con altos índices de intensidad durante le proceso actual de entrenamiento deportivo, el que no ocurre en la periodización tradicional de Matveiev, señalando que su esquema es demasiado rígido en lo referido a las diversas fases de la preparación deportiva, considerando que para diferentes deportes  y deportistas son las mismas y poseen relativamente la misma duración. También llama la atención para la importancia de nuevas formas alternativas de estructuración del entrenamiento deportivo surgidas últimamente y que más adelante señalaremos.

Verkoshanski (1990), plantea que la periodización del entrenamiento deportivo, cuando fue concebida, tenía como base resultados competitivos mucho más bajos y de un nivel de exigencia mucho menor que las actuales, por lo que esta forma de estructurar el entrenamiento se debe concebir únicamente para atletas de nivel medio y no en atletas de élite, que trabajan con exigencias mayores.

Navarro y Feal (2001) citan algunas observaciones de la periodización convencional en la utilización en el deporte de alto rendimiento, que son las siguientes:

 

1.      Desarrollo complejo de muchas capacidades en el mismo tiempo. El sistema tradicional aboga por el desarrollo complejo de muchas capacidades a través de la orientación general del entrenamiento en varias direcciones. Por ejemplo, en natación, el entrenamiento en el periodo preparatorio esta dirigido a la resistencia aeróbica, aeróbica – anaeróbica, la fuerza máxima, la fuerza resistencia, el acondicionamiento físico general. Como es usual, estos tipos de entrenamiento se utilizan dentro de cada mesociclo en distintas proporciones. La misma situación es típica en el periodo competitivo de acuerdo con otra serie de objetivos que incluyen capacidades anaeróbicas alácticas, resistencia anaeróbica, fuerza – resistencia específica, técnica y táctica competitiva, etc. La formulación compleja de un programa de entrenamiento que simultáneamente desarrolle muchas capacidades motoras produce una superposición negativa del efecto de entrenamiento. Más aún, para obtener una ganancia real de alguna capacidad en los deportistas de élite, es necesario facilitar una concentración suficiente y énfasis sobre cargas de entrenamiento concretas. Un programa complejo restringe esta posibilidad.

 

2.      Periodos prolongados de entrenamiento de forma monótona y poco atractiva. Esta posición se basa en el empleo rutinario de periodos prolongados de entrenamiento involucrando tareas y / o contenidos de ejercicios monótonos. Usualmente, los periodos duran de dos a tres meses. La principal consecuencia de este entrenamiento es que la adaptación al estímulo habitual reduce las ganancias en la preparación. Al lado de esto, el periodo prolongado de trabajo extensivo en los periodos preparatorios lleva al desentrenamiento de la velocidad y la alteración de la técnica según el estilo extensivo.

 

3.      Pocas oportunidades para realizar capacidades específicas durante el periodo preparatorio (rapidez, potencia anaeróbica alactácida, técnica competitiva, etc); y retener capacidades básicas más generalizadas durante el periodo competitivo (resistencia aeróbica, capacidades de fuerza).La prolongación de un trabajo determinado con unas características concretas  durante los distintos periodos puede provocar efectos negativos. Es bien conocido que la capacidad para desarrollar velocidad máxima y potencia puede disminuir debido a un alto volumen de entrenamiento, causada por la adaptación morfológica y biomecánica de los músculos. Por esta razón se puede llegar a una pérdida muy estable de rapidez y capacidad anaeróbica aláctica. Un efecto negativo adicional puede ser la alteración de la técnica de movimiento. Bajo condiciones de trabajo extensivo prolongado, la técnica cambia hacia un modelo de coordinación predominante por ejemplo, movimientos lentos por demasiado trabajo aeróbico, y pudiendo esta transformación llegar a ser también muy estable. Como punto añadido más a este apartado, la prolongación del periodo competitivo no permite al deportista  sostener el nivel de las capacidades básicas, como la resistencia aeróbica y fuerza máxima. Incluso la masa muscular se ve disminuida muy a menudo día antes de las competiciones principales.

4. Limitaciones para tomar parte en las competiciones durante la parte principal de la temporada. Es común en el deporte contemporáneo de alto rendimiento tomar parte en competiciones, no solamente durante el periodo competitivo, sino también durante el periodo preparatorio. La estructura convencional de preparación no ofrece la oportunidad para seguir esta práctica debido a la escasez de situaciones competitivas que se presentan durante el periodo preparatorio de entrenamiento. La acumulación de carga y la baja motivación para tomar parte en la competición (debido a la falta de preparación) hacia que la competición en este tiempo sea poco factible.

Otros métodos de planificación

Esquema estructural de Tschiene

Con el objetivo de conseguir que el atleta mantenga un alto nivel de rendimiento durante todo el ciclo anual de competiciones, el autor alemán Peter Tschiene, organizó lo que el mismo considera llamar el “Esquema Estructural de Entrenamiento de Altos Rendimientos”.

En este modelo, tanto el volumen de trabajo como la intensidad del mismo son altos durante todo el año.

 Las campanas estructurales de Forteza.

Las Campanas Estructurales siguen el mismo principio de la diferenciación entre las cargas generales y especiales, es decir, siempre y en todo momento de la macroestructura las cargas de preparación especial estarán por encima de las cargas generales sobre la especial, esto trae como consecuencia una ruptura del proceso de calificación deportiva para las competencias que se van desarrollando en el plan.

 

Durante un año de entrenamiento, es posible identificar varias Campanas Estructurales, dependiendo lo anterior del calendario competitivo. Si identificamos cada Campana Estructural con un Macrociclo, entonces será admisible tener en un año varios macrociclos. 

Estructura ATR

Un concepto alternativo de los mesociclos, y desde luego más sencillo, se basa en la experiencia de entrenamiento recogida de datos del equipo nacional URSS en Kayack y canoa (Issurin & Kaverin, 1985). Su esencia radica en la periodicidad y la permutación de la orientación preferencial del entrenamiento. Esta permutación se logra alternando tres tipos de mesociclos: de acumulación, transformación y realización

 El macrociclo integrado

Agrupa los contenidos y medios de entrenamiento en corto espacio de tiempo con aplicación de estos en forma de carga acentuada. Esta propuesta surge como interpretación particular (Navarro, 1982, 1985, 1987, 1990, 1991, 1993), por un lado, de la nueva óptica de distribución de carga durante la temporada que propone Tchiene (1984), basada en la experiencia de un elevado volumen de entrenamiento, acompañada por una elevada intensidad durante el ciclo, y por otra, de la teoría de trabajo acentuado (Reib, 1991, 1992; Franz, 1992), respetando las dinámicas de carga en cuanto a su carácter general y especial como una unidad interdependiente. (periodización tradicional).

Elige tu curso a distancia sobre entrenamiento en natación, y mejora tu formación 

Más de 500 páginas de material didáctico y bajo la tutela de uno de los mejores expertos en natación el Prof. Dr. Emerson Ramírez Farto. 

 

Currículum del docente

-    Profesor de Universidad.

-    Doctor en Ciencias del Deporte y la Actividad Física.

-    Licenciado en Ciencias del Deporte y Educación Física.

-    Máster en Alto Rendimiento Deportivo del Comité Olímpico Español.

-    Ex responsable de la Sección de Natación en el Centro Gallego de Tecnificación Deportiva (CGTD).

-   Miembro del Comité Científico y Asesor de diversas revistas nacionales e internacionales.

-   Miembro del Comité Organizador de numerosos eventos nacionales.

-   Autor y editor de numerosas obras.

-   Autor de diversos artículos técnico-científicos.

-   Ponente invitado en distintos congresos y seminarios científicos nacionales e internacionales.

Escribir comentario

Comentarios: 0